El Cristianismo - Enemigo #1 de Jesús

2 Crónicas 5:13-14 (Reina-Valera 1960)



13 cuando sonaban, pues, las trompetas, y cantaban todos a una, para alabar y dar gracias a Jehová, y a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música, y alababan a Jehová, diciendo: Porque él es bueno, porque su misericordia es para siempre; entonces la casa se llenó de una nube, la casa de Jehová.
14 Y no podían los sacerdotes estar allí para ministrar, por causa de la nube; porque la gloria de Jehová había llenado la casa de Dios

Adoración a Dios no es otra cosa sino el reconocer que El es Dios y no nosotros. Mi impresión es, muchas de las veces, que la adoración a Dios es como la fe en Dios a la luz de la Biblia; no es tanto la cantidad de adoración sino el objeto de la adoración. De la misma manera, la fe como un grano de mostaza en un Dios grande mueve montañas - mucha fe en un dios pequeño muchas veces no pasa de una emoción. Si la menta es engrandecer la presencia de Dios en nosotros y en la tierra (soberanía, santificación, llenura del Espíritu, etc) entonces el tener fe, adorar, alabar y obedecer solo son el principio del peregrinaje - no la meta en si.

La casa fué llena con la nube de Su presencia a tal grado que los sacerdotes no podían ministrar. La meta se alcanzó ese día. El proceso para tal meta sigue siendo el mismo que Dios ha usado y sigue usando hoy. La invitación-personal NO individual-que hace Dios al ser humano a unirse a su agenda. La convinación de lo humano y lo divino. Esta experiencia narrada en la vida de Salomón y su pueblo es simplemente una cita divina. Como lider de la Iglesia local y ministro "profesional" en mi cultura, después de haber pasado casi la mitad de mi vida en el aula de clase obteniendo una educación "formal" para el ministerio; puedo atestiguar que la sub-cultura de la Iglesia local hoy en día (no mencionada abiertamente) es enfocarnos en el regalo (ministerio) en lugar del Dador (Dios) del regalo.

Esto es reflejado en la manera en que, como líderes, estructuramos la Iglesia, llevamos acabo el "ministerio," y discipulamos a otros. A raíz de ello, la iglesia local posee una estructura inmovible que en lugar de someterse a la dirección del Espíritu Santo es completamente a la inversa - justificándonos con frase tales como "nunca lo hemos hecho así anteriormente." Preocupándomos más por los que retenemos que por los que alcanzamos (permitiendo que millares de gente entren la eternidad sin esperanza). Seguimos perpetuando la división anti-Biblica del clero y la persona promedio. Discipulamos a otros-sin querer queriendo-a ver los templos como lugares "sagrados," le mostramos al mundo que sin $$$ no existe la Iglesia y al perder al pastor no funcionamos y la identidad de la Iglesia se desvanece.

Todo esto ha llevado la idea original de Jesús, de crear un "movimiento" basado en una relación viva-que usa como modelo la manera en que El se relacionó con su Padre celestial cuando vivió en la tierra - a una religión convenenciera, pasiva, apática, sin vida, circunstancial, no transformadora, sin riesgos, leyendo su palabra como si fuera la sección amarilla del directorio telefónico donde podemos encontrar respuestas a la vida en lugar de experimentar la invitación de Dios a unirnos a la historia de amor que día a día escribe en el corazón de la humindad.

Si el Cristianismo en el Siglo XXI vá a dejar de ser una religión más (opción más) para el ser humano, y convertirse-una vez mas-en el movimiento catalítico caracterizado por la Fe-Esperanza y Amor; la Iglesia de Cristo tendrá que ser el vehículo que hace manifiesta la presencia/persona de Dios al enfocar su atención en lo que es importante para Dios. Dejar de condenar lo que Dios nunca ha condenado y re-descubrir el corazón de Dios al ver el ministerio como la oportunidad de mostrar al mundo que todos somos mendígos - mostrando a otros mendígos - donde está El Pan de Vida.

Comments