Poder...

Martes, 21 de Enero del 2014

"Pero te he dejado con vida precisamente para mostrarte mi poder, y para que mi nombre sea proclamado por toda la tierra." Exodo 9:16

No cabe duda que aun la maldad sirve los propositos de Dios. No existe limite alguno que pueda detener el plan perfecto y eterno que la caracteriza a la soberania de nuestro Senor. Lo interesante de tal plan no es su cumplimiento sino el hecho de que somos invitados a participar en el. Lejos estemos de enamorarnos de Sus planes a tal grado de llegar a la idolatria en descubrir la voluntad de Dios, los designios de nuestro Padre celestial o tal vez la conveniencia de buscar certidumbre aun cuando sabemos que nuestro espiritu fue creado para expresar la verdadera libertad en dependencia complete hacia El.

Tal invitacion de unirnos a su plan y proposito nace del corazon de El padre quien esta a favor de nuestro bienestar y prosperidad. Nadie, sobre la faz de la tierra, desea nuestro beneplacito e incremento de vida. Esto es lo que Cristo quizo decir cuando nos llamo de existencia a vida en abundancia. Es en medio de la demostracion de su poder que su llamado se perfecciona, se clarifica. Al parecer tal poder existe con el proposito de servir a los que no tiene influencia, poder o participacion.

La esencia del Evangelio de Cristo es el amparar a los que sufren desprecio y abuso. Desde su nacimiento en la tierra, Cristo dio evidencias de su naturaleza y mision en medio de un mundo que no le import. Es de suma importancia el reconocer que el centro de la historia humana es el nombre (esencia) de Dios. Tal es su poder que en el context de confianza, aun nuestros conflictos nos moldean a su imagen y semejanza.

Vidal

Comments