la importancia de dejar de traducir todo al Espanol en mi mente-cuando deseo hablar en Ingles efectivamente

 »Pero si no expulsan a los habitantes de la tierra que ustedes van a poseer, sino que los dejan allí, esa gente les causará problemas, como si tuvieran clavadas astillas en los ojos y espinas en los costados.  Entonces yo haré con ustedes lo que había pensado hacer con ellos.» Numeros 33:55-56

Aun tengo el momento claro y vivo en mi mente del dia en que empeze a pensar en Ingles. Los primeros casi 2 anios de mi llegada a EUA no tenia opcion sino el traducir en mi mente todo lo que escuchaba o las oraciones que deseaba formular y comunicar en este idioma foraneo. El haber llegado por primera vez a esta hermosa nacion el verano de 1990, a mis 17 anios de edad, hizo que la transicion cultural del idioma fuera un reto bastante grande.

Despues de 23 anios de peregrinar atraves de multiples lugares, aulas de clase y muchisimos maestros y mentores en el proceso de ser efectivamente bi-lingue; puedo atestiguar que sigue siendo un reto el comunicar y procesar algunas palabras, modismos y corrientes culturales en todo lenguaje no natal.

Nuestra cultura tiende a hacer lo mismo, con los mandatos de Dios, que yo hacia con el Ingles durante mis pininos en el idioma. Siento que cuando la gente escucha la palabra Justicia, en sus mentes la traducen como In-justicia o abuso, en el contexto divino o de Dios.

La mayoria de la gente, Cristianos y no Cristianos, asumimos que Dios tiene la obligacion de darnos gracia, lo cual se traduce como: "mas vale que Dios nunca nos permita ver su justicia", que en realidad es traducida como injusticia.

Las instrucciones y advertencias mencionadas atraves de Moises en el libro de Numeros, las cuales a su debido tiempo y por causa de su prostitucion espiritual y fisica, se van a llevar acabo (Exilio de Samaria en el 722 BC y el Exilo de Jerusalem en el 586 BC) no son producto del Dios que hoy en dia es percibido como bi-polar o caprichoso. Nuestro Padre celestial no le debe de su Gracia a nadie, asumiendo que creemos en Su soberania, El y deacuerdo a su beneplacito, decide a quien extender su gracia.

Permitanos el Senor, atraves de Su palabra y el Espiritu Santo, darnos la capacidad de evitar traducir sus instrucciones y mandatos atraves de nuestros lentes convencieros y culturales.

Vidal

Comments