Algunos pensamientos acerca de Robin Williams...

1. Aun se respira en el ambiente de los medios sociales la trágica muerte de Robin Williams. Como negar la existencia de Dios cuando tuvimos el privilegio, por 63 anos, de ver el increíble talento y capacidad de actuación de Robin Williams. Esa creatividad nata de Robin que no puede negar la huella palpable del Dios que crea de la nada y que con su voz llama a existencia lo que no es.

2. Todavia somos una generación que nos sorprende y nos causa dolor ver el suicido. Por naturaleza entendemos que es una anormalidad el atestiguar cuando alguien toma su propia vida. Lejos estoy de entender en su totalidad las razones que existen en el corazón y la mente de aquellos que llegan a triunfar en sus intentos de concluir sus días, pero una cosa es por seguro, el valor de la vida esta basado en El que establece y determina lo que posee valor y lo que es insignificante. La vida de Robin Williams, como la vida de cada uno de nosotros, fue creada, formada por el Dios que valora su trabajo y su obra maestra.

3. Robin Williams nos recordo que la comicidad y las sonrisas no son necesariamente sinónimos de gozo y alegria. Al parecer no solo la vida es fragil sino también aquello que produce gozo, que satisface la esencia de nuestro ser. Vivimos en un mundo en el cual fácilmente perdemos el objetivo o confundimos nuestras prioridades y con facilidad nos movemos de vivir la vida en plenitud y con propósito a simplemente existir en el mundo. Agradecido estoy por la habilidad de Robin Williams, pues su carisma, talento y su genio, los cuales trajeron muchas horas de alegría, nos permitieron aprender a disfrutar mucho del producto de su arduo trabajo.

4. La mayoría de las personas lamentamos la perdida de una vida hermosa, generosa y extremadamente talentosa como la de Robin Williams. Tengamos cuidado en pensar o afirmar que Robin paso de la tierra de los vivientes al mundo de los muertos. Atraves de la Biblia, toda experiencia de muerte en la tierra es el pasar del mundo de los muertos a la tierra de los vivientes. La pregunta no es si vamos a vivir para siempre, sino en donde pasaremos la eternidad?

Vidal

Comments